Glosario General

Glosario General

Buscar por letra:

S

Saldo 
En contabilidad, el saldo es la diferencia entre el haber y el debe. En una cuenta corriente el saldo deudor expresa una deuda del titular de la cuenta con la entidad; un saldo acreedor expresa una deuda de la entidad con el cliente, es decir una cantidad de la que el cliente puede disponer; y el saldo disponible es el que puede ser utilizado libremente. Saldo y saldo disponible a veces no coinciden, al retenerse parte del primero para atender una orden de pago que ha sido cursada pero no liquidada aún.
Saneamiento parcial 
Ajuste a la baja del valor de los préstamos incluidos en los balances de las Instituciones Financieras Monetarias cuando se considera que estos han pasado a ser parcialmente incobrables.
Saneamiento total 
Eliminación del valor de los préstamos de los balances de las Instituciones Financieras Monetarias cuando se considera que estos son totalmente incobrables.
Sepblac 
Siglas del Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias. El Sepblac es la Unidad de Inteligencia Financiera española. Es uno de los órganos de apoyo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales que preside el Secretario de Estado de Economía y desempeña las actuaciones tendentes a la prevención e impedimento de la utilización del sistema financiero o de empresas o profesionales de otra naturaleza para el blanqueo de capitales, así como las funciones de investigación y prevención de las infracciones administrativas del régimen jurídico de los movimientos de capitales y de las transacciones económicas con el exterior.

Servicio de atención al cliente  
Departamento especializado del que deben disponer obligatoriamente las entidades de crédito para atender y resolver las quejas que presenten sus clientes. Las entidades que pertenezcan a un mismo grupo pueden disponer de un único Servicio de Atención al Cliente para todo el grupo.
Sistema Monetario Europeo (SME) 
Nació a raíz de una Resolución del Consejo Europeo de 5 de diciembre de 1978 que empezó a funcionar el 13 de marzo de 1979 de conformidad con un acuerdo celebrado el mismo día entre los bancos centrales de los Estados que formaban parte de la Comunidad Europea. Sus objetivos fundamentales eran estabilizar los tipos de cambio para corregir la inestabilidad existente, reducir la inflación y preparar mediante la cooperación la unión monetaria europea. El SME estaba compuesto por tres elementos básicos: ECU, Mecanismo de Tipos de Cambios (MTC) y Fondo Europeo de Cooperación Monetaria (FECOM). El ECU era una unidad de cuenta europea formada por una cesta de monedas de los Estados comunitarios, cuyo valor era una media ponderada del valor de esas monedas, a partir de unos indicadores de su peso económico y de su comercio internacional. Aunque no era moneda de curso legal, el ECU se utilizaba como unidad de cuenta del presupuesto comunitario, servía de medio de pago y reserva de los bancos centrales y se utilizó como moneda de denominación de instrumentos financieros. En el Consejo Europeo celebrado en Madrid el 16 de diciembre de 1995, se acordó que la futura moneda comunitaria se llamase euro. El 1 de enero de 1999, con el inicio de la tercera fase de la Unión Económica y Monetaria, el euro sustituyó al ECU a la par (1 euro = 1 ECU). El MTC era un mecanismo cuyo objetivo era estabilizar los distintos tipos de cambio de las monedas participantes. Para ello, se establecieron un tipo central de cambio para cada moneda respecto del ECU unos tipos centrales bilaterales entre las monedas participantes. Los tipos de cambio podían fluctuar dentro de una banda establecida en torno a los tipos bilaterales. Los tipos de cambio centrales podían ser modificados de mutuo acuerdo entre todos los Estados participantes en el MTC. En 1993, al ampliar la banda de fluctuación del sistema, el MTC entró en crisis y fue sustituido, en 1999, por un nuevo marco de cooperación en materia cambiaria entre la zona del euro y los Estados de la Unión Europea que no se han integrado en ella, el MTCII o Mecanismo de Tipos de Cambio II. El FECOM fue creado en octubre de 1972 para promover el progresivo estrechamiento de los márgenes de fluctuación de las monedas europeas entre sí, facilitar las intervenciones en monedas comunitarias sobre los mercados de cambios e impulsar las liquidaciones entre los bancos centrales que tuviesen por objeto una política concertada de reservas.
Sociedades de garantía recíproca y refianzamiento  
Sociedades de capital variable con una regulación específica que tienen por objeto el otorgamiento de garantías a favor de sus socios. Las sociedades de garantía recíproca están supervisadas por el Banco de España y, al menos, las cuatro quintas partes de sus socios han de ser pequeñas y medianas empresas. Por lo tanto, las sociedades de garantía recíproca se comportan como un instrumento de promoción empresarial, que facilita el crédito a la pyme al permitir orientar, promocionar e incentivar la inversión avalada por ellas.
Sociedades de tasación  
Entidades especializadas en la valoración de bienes inmuebles, homologadas para esta actividad y supervisadas por el Banco de España.
Subrogación  
Modificación de las condiciones de un contrato para sustituir a una persona (física o jurídica) por otra en el ejercicio de un derecho o el cumplimiento de una obligación. En un préstamo hipotecario, por ejemplo, supone el cambio de la entidad financiera ante la cual asume la obligación de pago el prestatario.
Supervisión bancaria  
La finalidad básica de la supervisión bancaria es salvaguardar la estabilidad del sistema financiero, para lo cual se ha de vigilar la solvencia y cumplimiento de la normativa específica de las entidades de crédito. Desde ese punto de vista, la función supervisora del Banco de España consiste en diseñar y aplicar sistemas de análisis y verificación que permitan mantener un conocimiento actualizado de la situación de las entidades y su perfil de riesgos, como base para la adopción de medidas que ayuden a prevenir y permitan reducir el número, importancia y coste de las eventuales crisis que puedan surgir.