Resolución

Herramientas de resolución

Las autoridades competentes disponen de diversas herramientas y procedimientos para llevar a cabo la resolución de una entidad:

La venta del negocio de la entidad.

Permite a la autoridad de resolución vender la entidad (o partes de su negocio) a uno o más compradores, sin necesidad del consentimiento de sus accionistas.

La transmisión de activos o pasivos a una entidad puente.

Cuando no se encuentra un comprador de forma inmediata, las funciones críticas de la entidad se mantienen mediante un “banco puente”, controlado por la autoridad de resolución. De esta forma, se preserva la actividad de la entidad hasta que ésta sea vendida, lo que, en general, debe suceder en un plazo máximo de dos años.

La transmisión de activos o pasivos a una sociedad de gestión de activos.

En determinados casos, para facilitar la implementación de otras herramientas de resolución, es conveniente separar determinados activos y pasivos de la entidad inviable, traspasándolos a una sociedad de gestión de activos, que pasa a hacerse cargo de su gestión con el objetivo de venderlos maximizando su valor.

La sociedad de gestión de activos y el banco puente operan bajo el control de la autoridad de resolución.

La recapitalización interna.

Permite a la autoridad de resolución amortizar los instrumentos de capital y, en su caso, determinados instrumentos de deuda, para la absorción de las pérdidas en las que la entidad haya incurrido. Posteriormente, otros instrumentos de deuda se convierten en capital, con el objeto de recapitalizar la entidad, convirtiéndose por tanto los titulares de dichas deudas en los nuevos accionistas.

Adicionalmente, la entidad debe someterse a un plan de restructuración de forma que se corrijan las causas que produjeron su inviabilidad.