Estabilidad financiera y política macroprudencial

Medidas de política macroprudencial del Banco de España

La Ley 10/2014, de 26 de junio, de ordenación, supervisión y solvencia de entidades de crédito, el Real Decreto 84/2015, de 13 de febrero y la Circular del Banco de España 2/2016 que la desarrollan, establecen que es competencia del Banco de España la adopción e implantación de medidas de instrumentos macroprudenciales sobre el sector de las entidades de crédito.

Los instrumentos macroprudenciales a disposición del Banco de España en la legislación vigente incluyen de manera destacada:

  • El colchón de capital anticíclico (CCA): Se trata de un requerimiento de capital exigido a todos los bancos durante las fases expansivas del ciclo crediticio. El CCA tiene el objetivo de ralentizar el crecimiento excesivo del crédito total (o de un segmento de éste) por encima de niveles sostenibles. Este colchón permite a los bancos reforzar su solvencia en “tiempos buenos” y así poder absorber potenciales pérdidas crediticias que se produzcan en fases recesivas del ciclo, para, de esta manera, minimizar el impacto negativo de una contracción en el flujo de financiación bancaria a la economía en “tiempos malos”. El Banco de España debe fijar con frecuencia trimestral el porcentaje del CCA para las exposiciones crediticias ubicadas en España.
  • Colchones de capital para entidades de importancia sistémica: Este requerimiento se aplica a las entidades de mayor importancia sistémica, con el objetivo de mitigar problemas de riesgo moral (derivados de su tamaño y otras características estructurales). Estos colchones buscan corregir la posible ventaja competitiva que pudieran tener estas entidades en el mercado de financiación debido a su relevancia sistémica. Los colchones de capital refuerzan la solvencia de estas entidades y, en consecuencia, reducen su probabilidad de quiebra y limitan las externalidades negativas que éstas pudieran ocasionar al conjunto del sistema financiero. El Banco de España debe realizar con periodicidad anual una revisión de la lista de entidades consideradas de importancia sistémica y fijar sus correspondientes colchones de capital.
  • El colchón de capital contra riesgos sistémicos: Este instrumento persigue prevenir o mitigar los riesgos sistémicos de naturaleza a-cíclica (estructural) que no estén cubiertos por el colchón para entidades de importancia sistémica. Se trata de un instrumento de uso opcional que permite ser aplicado bien a todas las entidades del sector o a cualquier subconjunto de éstas.
  • Medidas al amparo del Artículo 458 del Reglamento (UE) n.º 575/2013: Los riesgos sistémicos que supongan una amenaza para la estabilidad financiera a nivel de un Estado miembro de la UE -y que no puedan ser abordados adecuadamente con los colchones anteriormente citados- podrán justificar la adopción de medidas macroprudenciales concernientes a: (i) el nivel de los fondos propios; (ii) requisitos aplicables a las grandes exposiciones; (iii) requisitos de transparencia; (iv) el nivel del colchón de conservación de capital; (v) requisitos en materia de liquidez; (vi) las ponderaciones de riesgo para hacer frente a burbujas de activos en el sector inmobiliario residencial y comercial, o (vii) las exposiciones dentro del sector financiero.
  • Límites a la concentración sectorial: Se pueden establecer cuando se considere que el importe de las exposiciones de los bancos a un determinado sector de actividad económica puede plantear un riesgo sistémico.
  • Límites y condiciones sobre la concesión de crédito y sobre la adquisición de títulos de renta fija y derivados por las entidades bancarias: Aquí se incluyen, por ejemplo, los límites a la ratios de préstamo sobre valor del colateral, y de préstamo sobre ingresos (LTV y LTI por sus siglas en inglés, respectivamente). Estos instrumentos pueden ser implantados para evitar un aumento excesivo en la asunción de riesgo por los bancos y/o en el nivel de endeudamiento de los agentes económicos (hogares, empresas).

Asimismo, el Banco de España lleva a cabo otras actuaciones de política macroprudencial, fundamentalmente relacionadas con el cumplimiento de Recomendaciones emitidas por la Junta Europea de Riesgo Sistémico (ESRB, por sus siglas en inglés). En particular, el Banco de España evalúa, de manera puntual, las solicitudes de aplicación de reciprocidad voluntaria de determinadas medidas macroprudenciales que han sido adoptadas por otros Estados miembros de la UE.

La política macroprudencial del Banco de España se guía por un marco analítico y metodológico desarrollado internamente, del que cabe destacar:

  • Un mapa de vulnerabilidades para el análisis regular de riesgos sistémicos en España: se trata de una herramienta de seguimiento que se basa en más de un centenar de indicadores macrofinancieros.
  • Una herramienta de pruebas de resistencia ‘top-down’ (stress test), denominada FLESB (Forward Looking Exercise on Spanish Banks), que se utiliza para realizar una evaluación prospectiva de la capacidad de resistencia de las entidades bancarias españolas bajo escenarios macroeconómicos alternativos.