Estabilidad financiera y política macroprudencial

La política macroprudencial

La política macroprudencial tiene como objetivo potenciar la estabilidad financiera mediante la prevención y mitigación de los denominados riesgos y vulnerabilidades de carácter sistémico, facilitando de esta manera una contribución sostenible del sistema financiero al crecimiento económico. Un riesgo sistémico puede ser definido, a diferencia de otros riesgos, como aquel que puede llegar a entrañar perjuicios graves para una parte significativa o el conjunto del sistema financiero y, en última instancia, también para la economía real. La política macroprudencial complementa la supervisión microprudencial, ya que ésta última está enfocada a garantizar la robustez y solvencia de las entidades financieras de manera individual.

El Banco de España es la autoridad nacional designada para la preparación, decisión e implantación de medidas macroprudenciales sobre las entidades de crédito, de acuerdo con lo previsto en la normativa nacional (Ley 10/2014, Real Decreto 84/2015 y la Circular del Banco de España 2/2016) que desarrolla el Reglamento (UE) nº 575/2013 y la Directiva 2013/36/UE. Del mismo modo, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) tienen competencias de política macroprudencial en ámbito de las entidades sujetas a su supervisión. Las tres autoridades sectoriales de supervisión financiera se coordinan estrechamente dentro de la Autoridad Macroprudencial Consejo de Estabilidad Financiera (AMCESFI). Establecida en marzo de 2019, la AMCESFI tiene el mandato de coadyuvar a la estabilidad del sistema financiero en su conjunto mediante la identificación, prevención y mitigación de aquellos factores de riesgo sistémico.

Para la consecución del objetivo de estabilidad financiera en el sector bancario, el Banco de España tiene a su disposición una serie de instrumentos macroprudenciales con los que abordar riesgos sistémicos de naturaleza cíclica y estructural. En particular, entre las herramientas disponibles figura el colchón de capital anticíclico, los colchones de capital para entidades de crédito de importancia sistémica, los límites a la concentración sectorial, y los límites y condiciones a la concesión de crédito.

A nivel de la Unión Bancaria, en materia de política macroprudencial el Banco de España coopera estrechamente con el Banco Central Europeo y las autoridades nacionales del área del euro, en el contexto del Eurosistema y del Mecanismo Único de Supervisión.

A nivel de la Unión Europea, el Banco de España participa en la Junta Europea de Riesgo Sistémico (ESRB, por sus siglas en inglés), la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) y también interactúa con la Comisión Europea.