Billetes y monedas

Billetes defectuosos y deteriorados

Aspectos generales

Aunque el papel sobre el que están impresos los billetes es muy resistente (el 100% es de algodón), el uso normal los acaba desgastando y ensuciando. Además, a veces los billetes pierden parte de su superficie o algunos de sus elementos por una rotura, la humedad, el fuego, etc.

Si bien el Banco de España renueva los billetes periódicamente para mantener su calidad, las personas que tengan un billete deteriorado pueden presentarlo en una sucursal del Banco de España (o en una entidad de crédito) para su reconocimiento y posterior canje por uno nuevo.

Como norma general, el cambio tendrá lugar cuando se presente más de la mitad de la superficie original del billete o cuando se pueda demostrar que la parte que falta se ha destruido. Los billetes manchados, ensuciados con inscripciones o rotos, una vez reconocidos, pueden canjearse por billetes nuevos de igual valor. Otra opción es abonar su importe en la cuenta corriente de la entidad financiera que señale el presentador.

En algunos casos, se prevén normas específicas:

  • Billetes deteriorados intencionadamente

    De acuerdo con lo dispuesto en la Decisión del Banco Central Europeo de 19 de abril de 2013 (BCE/2013/10) sobre las denominaciones, especificaciones, reproducción, canje y retirada de los billetes en euros, el derecho de emisión de billetes en euros que tienen el Banco Central Europeo y los bancos centrales nacionales de los Estados miembros cuya moneda es el euro, como es el caso del Banco de España, comprende la facultad de tomar las medidas legales necesarias para proteger la integridad de los billetes en euros como medio de pago, incluyendo la adopción de un régimen común para el canje de billetes en euros auténticos deteriorados.

    En este sentido, la referida Decisión establece que cuando los bancos centrales nacionales tengan constancia o indicios suficientes de que los billetes en euros auténticos han sido deteriorados intencionadamente, denegarán su canje y los retendrán a fin de evitar que puedan volver a circular o que el solicitante del canje los presente en otros bancos centrales nacionales. Asimismo, establece que se canjearán esos billetes cuando se tenga constancia o indicios suficientes de que el solicitante del canje actúa de buena fe o cuando el solicitante pueda probar que actúa de buena fe. Desde esa perspectiva, debe tenerse en cuenta que escribir o realizar estampaciones o inscripciones sobre los billetes es susceptible de ser considerado un deterioro intencionado de los mismos que podría afectar a su integridad.

    Finalmente, procede significar que cualquier tipo de inscripción, sea cual fuere su intención o finalidad, constituye un uso inapropiado de los billetes en euros que no se corresponde con su finalidad monetaria, siendo esta el único uso adecuado de los billetes de curso legal.

  • Billetes deteriorados por la activación de dispositivos antirrobo

    El canje de los billetes deteriorados por la activación de dispositivos antirrobo -presentados por clientes profesionales (a los que se refiere el artículo 6, apartado 1, del Reglamento (CE) 1338/2001)- estará sujeto al cargo de una comisión de diez céntimos de euro por billete, si el número de billetes canjeados es igual o superior al centenar. En tal caso, el importe de la comisión será el resultado de multiplicar la tarifa unitaria por el número total de billetes canjeados. No se aplicará ninguna comisión cuando los billetes hayan sido deteriorados como consecuencia de intentos o perpetraciones de atraco, situaciones extremas que se justificarán con una fotocopia de la denuncia formulada ante las autoridades policiales o judiciales.

  • Billetes con defecto de fabricación

    Si el billete presenta excepcionalmente un defecto de fabricación, puede canjearse en el acto de su presentación en análogas condiciones en cualquier sucursal del Banco de España o a través de una entidad de crédito.

TAMBIÉN LE INTERESA...

Normativa relacionada