Inversiones o depósitos dobles

Con mucha frecuencia verá ofertas de las entidades de inversiones o depósitos “dobles” o “mixtos”. Cuando Ud vea una oferta de este tipo sepa que suelen tener estas características:

- La inversión se divide en dos partes o tramos.

- La primera suele ser un depósito a plazo fijo, normalmente de pocos meses, que se remunera a un tipo de interés fijo elevado e incluso llamativo y en el que suele ofrecerse “liquidez inmediata”.

- La segunda suele ser un producto financiero de larga duración y cuya rentabilidad suele fluctuar, ya sea por tratarse de un depósito cuya rendimiento depende de un índice variable ya por ser una participación en un fondo de inversión o de pensiones sujeto por naturaleza a las fluctuaciones de los mercados.

- Ambos tramos están vinculados entre sí de forma que la obtención de la rentabilidad del depósito a plazo fijo está condicionada a suscribir y mantener el producto de larga duración.

- La inversión permitida en el segundo tramo normalmente será igual o superior a la del primero.

Para valorar estos productos, y por más que parezca obvio, es importante tener en cuenta:

De un lado:

  • Que el elemento central de la inversión, el que hay que mirar con más cuidado y valorar tanto mediante la comparación con otros de semejantes características como, sobre todo, para ver si se acomoda a nuestras preferencias financieras (y fiscales), es el producto a mayor plazo;
  • Siempre se deben contratar productos cuya estructura y funcionamiento se comprenda, y requerir de la entidad comercializadora, además de información completa sobre sus características, un adecuado asesoramiento sobre los riesgos que implica.
  • Incluso si se trata de un depósito donde está prevista la devolución del 100 por 100 de la inversión es importante valorar con detalle las circunstancias que pueden influir en la rentabilidad del producto central de la inversión. Por ejemplo, se debe ser consciente de que la revalorización media mensual de un índice bursátil no es lo mismo que su revalorización absoluta entre las fechas de contratación y vencimiento.
  • Que son muy importantes las condiciones en que se puede recuperar una inversión a largo plazo: comisiones de cancelación anticipada en los depósitos y comisiones de reembolso en los fondos de inversión.

De otro:

  • Que los altos tipos de interés, cuando se aplican a cantidades no muy elevadas (algunos de estos productos fijan un máximo a la inversión) o durante períodos muy cortos de tiempo, suponen cantidades pequeñas. Por ejemplo, 6.000€, al 7% anual durante un mes (T.A.E 7,23%), producen 35€ brutos .
  • Que la T.A.E. (tasa anual equivalente) de la que informan las ofertas de depósitos a corto plazo (1 mes, 3 meses) se obtienen bajo la hipótesis de que el dinero se reinvierte al mismo tipo de interés durante todo el año, lo que no siempre puede producirse.
  • Que las menciones a la liquidez de estos productos (cancelación anticipada sin penalización alguna) es consecuencia lógica de su alta rentabilidad (a la entidad no le importará pagarla durante menos tiempo) y de su papel como elemento para atraer al inversor al producto más estable.