Mecanismo Único de Supervisión

Hacia la unión bancaria

En junio de 2012, los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) decidieron impulsar la creación de un supervisor bancario único con el objetivo de mejorar la calidad de la supervisión en la zona del euro, favorecer la integración de los mercados y romper el vínculo negativo que se había creado entre la confianza en las entidades bancarias y las dudas sobre la sostenibilidad de la deuda pública.

La iniciativa para la creación del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) se concretó el 15 de octubre de 2013 mediante la aprobación, por el Consejo de la Unión Europea, del Reglamento (UE) 1024/2013. Este Reglamento define el MUS como un sistema europeo integrado de vigilancia de las entidades financieras, que conjuga el liderazgo del Banco Central Europeo (BCE), en la función supervisora, con la involucración de las autoridades nacionales competentes (ANC) de los países de la zona del euro —entre las que se incluye el Banco de España— y de aquellos otros Estados miembros de la Unión Europea que deseen sumarse a él estableciendo una cooperación estrecha con el BCE.

El MUS comienza a funcionar plenamente el 4 de noviembre de 2014, fecha en la que el BCE asume las funciones de supervisión que le confiere el Reglamento del MUS.

El establecimiento del MUS constituye el primer paso hacia la creación de una «unión bancaria». Para culminar este proceso son necesarios además otros dos pilares fundamentales:

  • El Mecanismo Único de Resolución, que entró en funcionamiento en enero de 2015.
  • Un sistema armonizado de garantías de depósitos. En noviembre de 2015 la Comisión Europea presentó una propuesta de creación de un esquema de garantía de depósitos en los países del área del euro.

Los tres pilares de la unión bancaria arriba mencionados se ven reforzados, además, por la implantación de un código normativo único (single rulebook), cuya base es el nuevo marco de requerimientos de capital establecido por el Reglamento (UE) 575/2013 y por la Directiva 2013/36/UE, que entraron en vigor en enero de 2014.