Billetes y monedas

Sostenibilidad medioambiental

Los billetes en euros, desde su lanzamiento, han sido un producto concienciado con el medioambiente, utilizando para su producción fibras de algodón procedentes exclusivamente de residuos subproducto de la industria textil, luego se puede decir que es un producto procedente del reciclaje.

Queriendo ir un paso más lejos, el Comité de Billetes -donde participa el BCE y representantes de todos los bancos centrales nacionales que hayan adoptado el euro como moneda-, tomó en 2014 la firme decisión de ir sustituyendo el algodón utilizado para la fabricación del papel del billete por uno procedente de producciones sostenibles. Esta sustitución se ha ido realizando progresivamente desde entonces y en el 2023 se alcanzará el 100 % de algodón sostenible en todo el volumen anual de billetes que se produzcan para todos los países del Eurosistema.

Otra medida con impacto medioambiental positivo, fue la incorporación de billetes barnizados en el lanzamiento de la serie Europa en 2012. El barnizado de los billetes de 5, 10 y 20 euros, actualmente, ha prolongado significativamente su vida media de uso y por lo tanto ha reducido la necesidad de reponerlos, con la consiguiente disminución en el consumo de materias primas y energía para su fabricación.

Posteriormente, en 2020, el Comité adoptó otro compromiso por el cual, a partir del 2022, los bancos centrales nacionales del Eurosistema, y a partir de 2023, los fabricantes acreditados para la producción de billetes en euros, tendrán prohibido enviar a vertedero los residuos de la destrucción de los billetes y de los restantes procesos productivos relacionados con el billete, favoreciéndose alternativas de reciclaje, o en su defecto, la valorización energética; eliminando así cualquier otra variante menos amigable medioambientalmente. Banco de España ya ha alcanzado este compromiso con un año de anticipación. Desde el 2021 no envía nada a vertedero, previendo destinar aproximadamente el 20% de sus residuos a reciclado y el resto a valorización energética. Sin embargo, el compromiso para Banco de España no termina aquí. Cuenta además con diversas líneas de investigación para encontrar nuevos sistemas de reciclaje de los residuos de billetes todavía más amigables medioambientalmente y está acometiendo diversas actuaciones para la aplicación de procedimientos de gestión medioambiental a los diferentes residuos generados en la gestión del efectivo, con objeto de asegurar la protección del medio ambiente y la mejora continua de su desempeño ambiental.

Por último, también desde el 2020, el Banco de España es uno de los bancos centrales nacionales que está trabajando más activamente con el Eurosistema para actualizar el cálculo del impacto medioambiental del efectivo. Para ello se está utilizando la metodología desarrollada por la Comisión Europea de la Huella Ambiental del Producto (Product Environmental Footprint). El anterior cálculo fue realizado en 2004, y gracias a él se tomaron medidas como la ya mencionada sustitución del papel por otro de producción sostenible, así como el establecimiento como requisito obligatorio para los fabricantes que quisieran participar en la producción de billetes en euros de disponer de la certificación medioambiental ISO 14001 -en la página web del BCE se dispone de información adicional relacionada con los requerimientos medioambientales relativos a los billetes en eurosAbre en nueva ventana-. Con esta actualización del cálculo de la huella ambiental del producto, se esperan identificar nuevas opciones de mejora medioambiental a implantar en los próximos años.

 

Contacto

DEPARTAMENTO DE CONTROL DE PRODUCCIÓN DE BILLETES