Clases de empréstitos y cómo se transmiten

Valores emitidos por las entidades de crédito

Las entidades de crédito emiten valores de renta fija de diferentes características.

Según el plazo de vencimiento (es decir, lo que dura el empréstito), suelen clasificarse en:

  • Pagarés. Son valores emitidos a muy corto plazo (normalmente, a menos de 1 año).
  • Bonos simples. Emitidos a corto y medio plazo (a 3 y 5 años).
  • Obligaciones. Emitidas a más largo plazo.


Otros valores de renta fija son:

  • Los títulos hipotecarios. A su vez, se clasifican en
    • Cédulas hipotecarias. Tienen una garantía especial: toda la cartera de créditos hipotecarios de la entidad
    • Bonos hipotecarios. La garantía afecta sólo a los créditos hipotecarios específicamente relacionados, por escritura, con la emisión de dichos bonos.
    • Participaciones hipotecarias. Permite participar en créditos hipotecarios concretos, asumiendo su riesgo de impago. 
  • Bonos y obligaciones subordinadas. El que posee el valor tiene menos garantías que  los acreedores ordinarios de la entidad. Eso supone que, si la entidad se liquida porque no puede pagar sus deudas, los tenedores de bonos y obligaciones subordinadas únicamente cobrarán después de que lo hayan hecho todos los acreedores ordinarios de la entidad (titulares de depósitos a la vista y a plazo, tenedores de pagarés, obligaciones, bonos, etc.), si aún quedan activos suficientes. El riesgo es mayor, y el tipo de interés también debería ser más alto.
  • Participaciones  preferentes. Son valores aún más subordinados que los subordinados del punto anterior: en caso de liquidación o disolución del emisor, sus poseedores sólo cobrarían después de  todos los acreedores ordinarios de la entidad y también después de los tenedores de valores subordinados. Además, en determinados casos de insuficiencia de recursos o pérdidas, las participaciones preferentes serían las primeras sacrificadas.  El riesgo, pues, es elevado.

Es posible que usted también haya oído hablar de valores simples y convertibles. Dicha diferenciación hace referencia al modo de pagar al vencimiento del valor. En los primeros el emisor devolverá al vencimiento del valor su importe en dinero. En los convertibles el emisor entregará al tenedor de los valores otros valores, normalmente acciones, en número y la forma convenida en el momento de la emisión.