Características y diferencias de estos productos

Los productos que en el argot bancario se llaman “de pasivo” son aquellos en los que usted deposita dinero en bancos, cajas o cooperativas de crédito, los cuales quedan obligados a devolvérselo en las condiciones que se acuerden. Los más conocidos son la cuenta corriente (o depósito a la vista), la cuenta de ahorro y el depósito a plazo. Las características de estos productos no están detalladas en la legislación, así que es la práctica habitual la que las define. Veamos cuáles son.