Establecimientos financieros de crédito

Se trata de entidades cuya existencia está prevista desde 1994 y que  se dedican a realizar operaciones de crédito en un ámbito muy específico: ‘leasing’ (arrendamiento financiero con opción de compra), ‘factoring’ (cesión de una cartera de créditos), crédito al consumo, crédito hipotecario, tarjetas, avales…

Su régimen normativo está  recogido fundamentalmente en la Ley 5/2015, de 27 de abrilAbre en nueva ventana. En él se establecen condiciones para su creación similares a las de los bancos, aunque con exigencias de capital inferiores. Además, la normativa tiene en cuenta las peculiaridades principales de estos establecimientos:

  • La especialización de su actividad, que se limita a la realización de operaciones crediticias en diversas modalidades, la gestión o emisión de tarjetas de crédito y la concesión de avales y garantías.
  • La imposibilidad de captar depósitos del público. Por ello, no hace falta que estén en un Fondo de Garantía de Depósitos.

Al margen de tales particularidades, su operativa está sujeta a un régimen normativo administrativo vigilado por el Banco de España similar al de las entidades bancarias, en especial en lo que se refiere a los recursos propios mínimos y a la contabilidad.